Una figura regulada

Convertirse en agente financiero tiene sus obligaciones y también limitaciones. De hecho, se trata de una figura regulada por ley. El Real Decreto 1245/95 en su artículo 22 establece las limitaciones de este profesional. Entre ellas, se contempla el que un agente financiero no maneje efectivo y tenga absoluta exclusividad hacia la entidad con la que trabaja o hacia las entidades de un mismo grupo consolidable de entidades de crédito.

Otro de las prohibiciones que estipula este decreto es que los agentes nunca podrán actuar por medio de subagentes y tampoco podrán extenderse a la formalización de avales, garantías u otros riesgos de firma.

Anuncios

Acerca de ecortesvaliente

Economista y forofa del Barça
Esta entrada fue publicada en agentes financieros y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s